Tips del Viajero

7 tips para planear un viaje divertido, bonito y claro está, barato.

¿Quieres viajar y no sabes por dónde comenzar? Todos hemos pasado por eso y nos hemos hecho muchas preguntas que se van aligerando en el camino. Esta lista no intenta ser rigurosa, pero sí de orientación para que no estés tan perdido, sobre todo si es la primera vez que vas a iniciar la aventura de estar algunos días (o muchos) fuera de casa.

  1. Presupuesto. Decide de qué manera quieres viajar: en solitario, con la familia, con los amigos, en un tour pagado que te lleve a conocer muchos lugares en 15 días, o por tu cuenta. Una vez que definas ese primer paso pregúntate cuánto tiempo quieres estar (aunque sé que si le hago esta pregunta a varios amigos mochileros, siempre me van a responder que no saben cuándo estarán de vuelta) Es necesario que tengas un ahorro previo y que lo sepas administrar bien durante el viaje; y la verdad es que resulta mucho más económico estar de viaje que quedarse en casa y eso no lo vas a saber hasta que te toque hacerlo.
  2. A dónde quieres ir. Sigue tu instinto y haz una lista de esos destinos con los que siempre has soñado ir, sin dejar ninguno por fuera. Solo anótalos y mira bien cuántos son. Luego, comienza a leer blogs de viajes (este, por ejemplo), pregunta en foros, interactúa con otros viajeros que han estado en esos lugares que quieres conocer, infórmate de precios, de distancias entre un sitio y otro y ve sopesando las posibilidades. Entonces, según tu presupuesto puedes ir tachando en esa lista los destinos menos probables a conocer en ese momento. Sin embargo, tienes que tener los ojos bien abiertos: con toda seguridad aparecerán lugares a los que podrás ir y que seguramente no tenías contemplados, pero que te benefician por costos, o porque conociste a alguien en el camino con el que te animas a ir. Siempre hay que darle un poquito de permiso a la improvisación.
  3. Documentos. Según tu país de origen, tienes que chequear si necesitas alguna visa o vacuna para entrar a ese destino en específico que quieres conocer. Son trámites fastidiosos que deberías hacer aún estando en casa para que nada te tome por sorpresa, y sobre todo, porque en cuestiones de visas, algunas tardan más que otras y eso puede alterar tu tiempo de viaje. Esa información la puedes chequear en las páginas de los consulados. Otro detalle importante es revisar la fecha de vencimiento del pasaporte, pues a muchos países no puedes entrar si le faltan 6 meses para su vencimiento.
  4. Seguro. Siempre es necesario contar con un seguro de viajes, sobre todo ahora que se ha vuelto un requisito indispensable para poder llegar a varios países. Da un respiro saber que estamos viajando con una protección en caso de enfermarnos, algún accidente, pérdida de maletas o de vuelos. Obvio no queremos que nada de esto suceda y por eso es recomendable contratar este servicio.
  5. Viaja ligero. Así lleves una mochila, una maleta con rueditas, un bolso… lo que quieras; por favor, empaca solo lo necesario. Elimina de tu equipaje los “por si acaso”. Toma en cuenta el clima de los lugares que visitarás y si toca llevar abrigos o ropa pesada, intenta llevarla puesta cuando te traslades. Lleva poco calzado y aunque te quede espacio, no intentes llenarlo, porque eso te puede servir para traer cosas de vuelta.
  6. Transporte. Cuando estés definiendo a dónde quieres ir, infórmate sobre cuál es la mejor manera de llegar: autobús, carro, tren, avión, ferry o el ya tan conocido AutoStop o “viajar a dedo” como dicen mis amigos argentinos que, dicho a lo venezolano, es viajar pidiendo cola (sé que suena raro si lo decimos en otros países). Si vas a Europa, por ejemplo, hay varias aerolíneas de bajo costo (Easy Jet, Ryanair o Vueling) que te hacen la vida más fácil, al igual que las empresas de trenes que ofrecen descuentos según la cantidad de ciudades o países por visitar, o si tienes menos de 26 años. Si vas muy a tu aire, siempre es recomendable que estés atento a las ofertas de las aerolíneas, porque a veces ofrecen precios insólitos y puedes terminar en algún otro lugar que no estaba dentro de tu ruta soñada, pero que vale la pena conocer.
  7. Hospedaje. Por último y no menos importante, hay que contemplar dónde vamos a dormir y eso depende mucho del punto número 1. Si vas en un tour pagado, esa preocupación ya no existe. Si vas con la familia, o tus amigos, o quien quieras, depende de la manera en la que decidan viajar y si prefieren hospedarse en un hotel a todo lujo, o uno más modesto; o si por el contrario se van por opciones más económicas como quedarse en hostales o Bed&Breakfasts, que siempre, siempre, siempre, van a aligerar el bolsillo. Hay otra opción que, en lo personal, no he experimentado pero que sé que es la manera más económica de viajar y es el Couchsurfing: viajeros de cualquier lado del mundo te ofrecen aunque sea un sofá para que pases la noche (o varias) sin costo alguno; solo por el hecho de intercambiar experiencias, de abrir la mente y conocer personas en todos los rincones. Es cuestión de gustos.

En una entrada anterior ya habíamos charlado del CouchSurfing, que puede complementar la oferta de vuelos baratos de Refly con dicho hospedaje económico y voilá. Un viaje listo para ser disfrutado.

¿Cómo la ven muchachos?

Cuéntenos de su viaje.
Besos

Jess.

Compartir en:
Raymond Saba7 tips para planear un viaje divertido, bonito y claro está, barato.

Related Posts